Contacta con nosotros:
Si tienes alguna, duda o quieres colaborar con nosotros no dudes en rellenar nuestro formulario de contacto. Te responderemos lo más rápidamente posible

Síguenos:
Top

Blog

2019_modestos union campestre

Entrevista a Joaquín Doldan Parga, coordinador de fútbol base

Hoy nos toca entrevistar a una de esas personas que, sin su trabajo y dedicación al club, el Unión Campestre de Montrove, no sería lo que es actualmente. Se trata de Joaquín Doldán Parga, también conocido como “Jota”. Joaquín, que actualmente reside en Montrove, jugó en varios equipos como el Olímpico de Rutis, el Brexo Lema o el Maravillas antes de venir al club de su pueblo para retirarse.

Joaquín, junto a otros compañeros, decidió hacerse cargo del club ante la situación precaria en la que se encontraba la entidad. Desde entonces se ha convertido en una de las voces más reconocibles dentro y fuera del club, y uno de esos pilares fundamentales para la supervivencia de este. Durante todo este tiempo, “Jota” se ha hecho cargo del puesto de coordinador, compaginando esta tarea con la de jugador y entrenador de alguno de los equipos de categorías base. Actualmente, Joaquín ha colgado las botas para coger las riendas como entrenador del equipo senior. Como os podréis imaginar, se ha convertido en uno de esos protagonistas de la historia viva de nuestra entidad. Y nadie como él para contarnos, desde su perspectiva, cómo es en la actualidad el Unión Campestre.

 

E: Buenas tardes, Joaquín. Como montrovés, ¿cómo le definirías el Unión Campestre a alguien que entra por primera vez por la puerta de O Redondo?

J.D.: Buenas tardes, pues lo definiría como un club familiar y cercano donde cualquier persona que quiera disfrutar del fútbol tiene cabida.

 

E: Sabemos que has jugado en varios clubes como el Olímpico de Rutis, el Brexo Lema y el Maravillas. ¿Cómo te definirías como jugador? ¿En qué categorías has competido?

J.D.: He jugado en primera, segunda y tercera regional en lo que a modestos se refiere y lo máximo que he jugado en categoría base es liga gallega de cadetes que era la categoría más alta en Galicia en aquel momento. Como jugador me definiría como competitivo y aguerrido

 

E: Después de tu paso por varios clubes, decides acabar tu carrera como jugador en el Unión Campestre. ¿Qué te motivó a tomar esta decisión?

J.D.: Pues la verdad es que era una decisión tomada de hace tiempo, ya en mis primeros años como modesto pensaba en que si algún momento no me querían en el club en el que estaba iría a retirarme al Campestre ya que fue el campo donde di las primeras patadas a un balón (Mikasa jajaja), donde colgó las botas mi padre e incluso recuerdo jugar con mis abuelos en nuestro campo por lo que fue una decisión más de tipo sentimental, se podría decir. 

 

E: En julio de 2015 varios jugadores del equipo decidís haceros cargo del club ante la mala situación que estaba pasando la entidad, algunos como directivos y otros desempeñando otros roles, como en tu caso el de coordinador. Desde tu vivencia de ese momento, ¿qué os llevo a tomar esa decisión y que cambios crees que ha vivido el club desde ese momento?

J.D.: Lo que realmente nos llevó a tomar esa decisión fue que la anterior directiva tenía decidido prescindir del equipo de modestos y muchos jugadores y amigos que estábamos en él no queríamos que eso sucediera y gracias a Raúl que dio un paso adelante, hoy podemos seguir juntos. Los cambios en el club son muchos, aunque quizás lo más salientable sea el aumento del número de niños y niñas en las categorías base y la creación de los equipos femeninos. 

 

E: La figura de coordinador es una de las principales y de las más laboriosas que existen dentro de un club, pero pocas personas saben de primera mano todas las funciones a las que os dedicáis. Cuéntanos, ¿cómo es tu día a día?

J.D.: Buff, esta pregunta quizás era mejor para Iria, mi mujer, jajaja. No, en serio, la verdad es que el día a día conlleva estar pendiente del teléfono casi a cada instante por si hay algún percance con algún niño, sobretodo por si hay que gestionar con el seguro alguna atención médica, controlar asistencias… y en época de competición, además de lo anterior, contactar con los coordinadores del resto de clubs para organizar los horarios de los partidos, procurando que siempre puedan ir el máximo de niñ@s posibles y teniendo en cuenta la disponibilidad del campo y los equipos que juegan en casa o fuera cada fin de semana. 

 

E: Al finalizar la temporada 18/19 decides colgar las botas para hacerte cargo como entrenador del equipo senior. ¿Crees que entrenar a un grupo en el que meses antes eras parte de la plantilla es algo positivo para un entrenador o es un hándicap más al que se tiene que enfrentar?

J.D.: Pues realmente es un arma de doble filo: es positivo porque ya conoces y en cierto modo sabes lo que puede dar cada uno y por otro lado, aunque creo que tienen bastante respeto, puede haber un exceso de confianza que puede desviarnos de lo realmente importante. 

 

E: Y como entrenador, ¿qué tipo de fútbol te gustaría que realizase tu equipo?

J.D.: lo primero que me gustaría es formar un bloque sólido y competitivo, el tipo de fútbol que me gustaría… el que nos pueda llevar a ganar, jeje. Lo que sí que puedo decir es que soy más del Cholo que de Guardiola, aunque lo ideal sería buscar un equilibrio entre ambas cosas. 

 

E: Durante todo este tiempo, también has entrenado a algún equipo de la categoría base. ¿Qué diferencias encuentras entre entrenar a niños y entrenar a adultos?

J.D.: Sinceramente creo que es más agradecido entrenar a niños, sobretodo si se ve una evolución, con adultos hay unos vicios adquiridos que son más difíciles de corregir. Además en base, sobretodo en este club, lo que buscamos es la formación por lo que se trabaja mucho más cómodo porque no tenemos que preocuparnos de los resultados. En cambio, a partir de ciertas edades o en adultos, el resultado es lo que prima. 

 

E: Son muchos los momentos que has vivido dentro del Unión Campestre, pero de todos, ¿cuál es el recuerdo que guardas con más cariño o que te haya marcado más en todo este tiempo?

J.D.: No es un recuerdo en sí, lo que llevo con más cariño es el día a día con los niños y niñas del club, el que te reconozcan, que te vengan a hablar… Pero si tengo que destacar algo, primero como coordinador, sería que cuando tomamos las riendas del club, había un equipo que no estaba inscrito en competición con el plazo ya terminado, lo que llevaba a que más de 10 niños se tendrían que ir del club si querían jugar y tras varias gestiones con la federación y todo el resto de equipos, conseguimos que jugaran esa temporada y hoy forman parte del equipo de juveniles del club, incluso habiendo debutado alguno con el equipo de modestos. Y como jugador, me quedo con un título honorífico de campeones de invierno y una herida en una rodilla que propició una bonita historia…

 

E: Y, por último, la pregunta a la que os enfrentáis todos los entrevistados. Si te concedieran un deseo relacionado con el Unión Campestre, ¿cuál sería?

J.D.: A corto plazo, un ascenso de modestos y a largo plazo, seguir siendo el segundo club más antiguo de Galicia con una formación de base consolidada y a poder ser en categorías más altas. 

 

 

Pues esto es todo, muchas gracias a Joaquín por esta entrevista, y por todo el trabajo y tiempo que inviertes en hacer que el Unión Campestre sea cada día un poco mejor.

 

Y a nuestros lectores, estad atentos, porque aún quedan muchos protagonistas por pasar nuestra ronda de preguntas, y quién sabe, a lo mejor el siguiente puedes ser tú 😉