Contacta con nosotros:
Si tienes alguna, duda o quieres colaborar con nosotros no dudes en rellenar nuestro formulario de contacto. Te responderemos lo más rápidamente posible

Síguenos:
Top

Blog

estefiUnionCampestre2020

Entrevista a Estefanía Pabst Fernández

Si eres seguidor/a del fútbol femenino en Galicia seguramente te suene el siguiente nombre: Estefanía Pabst Fernández, “Estefi”. Durante años, esta jugadora de nacionalidad mexicana ha recorrido los grandes campos del fútbol autonómico y nacional, y ha llegado a capitanear a uno de los equipos más históricos en nuestro deporte: el R.C. Deportivo de La Coruña.

Recientemente “Estefi” se ha incorporado al cuerpo técnico del Unión Campestre F.C. en nuestro equipo femenino de fútbol 7, creando una gran expectación en O Redondo por todos aquellos/as que ya conocían su trayectoria. Hoy la vamos a entrevistar para conocerla un poco mejor.

 

E: Buenas tardes, Estefi. Empecemos por el principio, ¿a qué años empezaste a jugar al fútbol y cómo fue tu etapa de aprendizaje hasta llegar a ser profesional?

E.P.: Hola! Desde los 5 años más o menos, mi primer equipo fue el Galaxy, equipo que conocí en el club social al que iba con mi familia en México D.F. Allí empecé aprendiendo las habilidades básicas en un equipo de chicos y estuve hasta los 9 años con ellos. A mi llegada a España, continué jugando en el equipo del colegio, el Santa María del Mar, nuevamente con chicos y esto me permitió aprender a hacerme fuerte y a demostrar que era igualmente capaz de jugar como ellos y con ellos. Partir de esa posición injustamente inferior respecto a mis compañeros y rivales, me ayudó a volverme más competitiva y disciplinada aún si cabe. Mi último equipo antes de entrar en el Deportivo, fue el Orzán, mi primer equipo de chicas en fútbol grande y del que me llevo buenos recuerdos.

 

E: Has sido una de las jugadoras y capitanas en la creación del primer equipo femenino del Deportivo. Desde tu perspectiva, ¿cuáles fueron las diferencias que has experimentado al pertenecer a una entidad que está en la élite profesional comparado con otros clubes?

E.P.: La principal diferencia es la entrega y el compromiso que adquieres con el equipo. Ya no es un hobbie, no es una afición, ahora te tienes que volcar como si fuera tu profesión, aunque no se te recompense como tal. Pertenecer a un club con la historia que tiene el Deportivo, te hace vivir el fútbol desde una perspectiva que era difícilmente imaginable para todas aquellas futbolistas que corríamos por los campos de la Torre. Ahora estás rodeada de compañeras con un talento y un nivel futbolístico tremendos y eso te obliga a dar el 200% cada entrenamiento y cada partido para demostrar que mereces tu sitio y aún así a veces no es suficiente. Pienso que la diferencia principal está en el espíritu de superación, de entrega y de sacrifico.

 

E: ¿Cómo te definirías como futbolista? ¿Y qué referentes tienes?

E.P.: Me considero una futbolista con muchas carencias que suplo con mucho trabajo. No considero que me caracterice por tener un talento innato, más bien considero que lo que he conseguido ha sido a base de no tirar la toalla nunca y de trabajar duro día a día. Creo firmemente que la diferencia entre lo ordinario y lo extraordinario es ese pequeño extra.

No se si es mi referente, pero admiro mucho a Cristiano Ronaldo, creo que es el claro ejemplo de profesional, entregado al 100%. Todo lo que tiene se lo ha ganado con esfuerzo y sacrificio.

 

E: A diferencia del fútbol aficionado, el fútbol profesional tiene un desgaste mucho mayor tanto a nivel físico como psicológico. Hoy en día, es sabido por todo seguidor/a de esta modalidad, que la mayoría de las jugadoras profesionales compaginan estudios o trabajo con el fútbol, incluso a veces las tres. ¿Cómo fue tu situación en este sentido durante tu trayectoria profesional?

E.P.: Así es, el fútbol femenino actual, ni siquiera en la máxima categoría, permite a ninguna jugadora vivir exclusivamente de ello y hacerlo tranquila. A corto plazo, si permite a algunas vivir bien mes a mes, pero considero que la carrera futbolística de la inmensa mayoría de las mujeres, al menos en España, es una cuenta atrás. Una cuenta atrás que más temprano que tarde, se acaba y eso hace casi obligatorio a cualquier jugadora, el compaginar su experiencia en el fútbol, con estudios o trabajo para garantizarse un futuro colchón económico.

En mi caso ha sido así, ni siquiera en el Depor, donde mi entrega ha sido total, he podido vivir de ello, ni de lejos. Mis ingresos mensuales eran simbólicos. Es por ello que he tenido que compaginarlo con el trabajo, haciendo a veces malabares para llegar a todo. Sin embargo eso también me ha hecho madurar y tener una visión de las cosas en cuanto a sacrifico y entrega, que difícilmente podría haber conseguido en tan poco tiempo.

 

E: Aun siendo muy joven decides frenar tu carrera como jugadora de fútbol, ¿qué te ha llevado a tomar esta decisión? ¿Te has planteado volver a jugar?

E.P.: Es cierto que he colgado las botas quizás en el punto más alto de mi carrera futbolística, creo que todavía me quedaba mucho por dar y por seguir aprendiendo. Como comentaba antes, llega un momento en que tienes que mirar por disfrutar del presente mientras cuidas de tu futuro y hacerlo, aunque es difícil, no es imposible. Y yo no estaba disfrutando del presente que estaba viviendo allí, ni era capaz de velar por mi futuro. La ilusión que me llevó a dejar un trabajo para entregarme al Dépor cuando nació el proyecto, se había ido desgastando, “se acabó el amor” y no encontré motivos para quedarme.

 

E: En la presente temporada llegas al Unión Campestre incorporándote al cuerpo técnico del equipo femenino de fútbol 7. ¿Por qué nuestro club?¿Cómo fue tu llegada a él? ¿Ya conocías el campo de O Redondo? y ¿qué crees que puedes aportar en tu nuevo rol como entrenadora?

E.P.: No conocía al equipo, llego a él a raíz de una propuesta que me hace Lorena Filloy, inicialmente para formar parte del equipo de fútbol 11. Le transmito mis sensaciones respecto a volver a un equipo de fútbol y decidimos que quizás puede ser una buena idea conocer la otra cara del fútbol, aquella en la que aprendes enseñando. Me incorporo al equipo en Enero y aunque mi estancia ha sido corta en él, durante tres meses he llegado a sentir la familiaridad del club, la unión de familias enteras unidas con un mismo objetivo, disfrutar con el fútbol y del fútbol. No tengo claro que a nivel técnico pueda aportar grandes cosas, creo que en ese sentido Lorena o Lucía, pueden enseñar más en cuanto a formación específica y de hecho así ha sido este tiempo. En lo que yo creo que puedo ayudar, es enseñando lo que yo he aprendido estos años en cuanto a espíritu de superación, sacrificio y sobre todo insistir en la necesidad de disfrutar con lo que haces.

 

E: ¿Nos puedes contar alguna anécdota que te haya ocurrido en este tiempo en el club?

E.P.: Recuerdo uno de los primeros partidos que estuve en el banquillo con las niñas. Habíamos perdido por mucha diferencia, yo venía acostumbrada a un nivel de exigencia y autocrítica excesivos. Las niñas estaban fastidiadas obviamente por haber perdido, pero durante los estiramientos, tras una de las muchas charlas que les da Lorena para insistir en la importancia de sacar el lado bueno a las cosas, una de ellas quiso participar en la charla. Yo pensaba que daría su opinión acerca del partido y buscaría animar a sus compañeras, sin embargo se limitó a preguntar “¿Se puede venir a los partidos con las uñas pintadas?”. Ahí entendí que todavía estábamos en fase de aprendizaje… jajajaja!

 

E: Como exjugadora profesional, ¿qué consejo le darías a todas esas niñas que se están iniciando en el fútbol?

E.P.: Que crean en ellas mismas, que confíen en lo que sienten y que no dejen que otros les digan lo que tienen que hacer. Y que tengan muy presente, que las cosas llevan un tiempo y requieren de mucho esfuerzo y dedicación, que el éxito es un 1 % de talento y un 99% de esfuerzo. Que todo llega si de verdad lo quieres y sobre todo, que defiendan sus ideas, porque solo así podrán disfrutar con lo que hacen.

 

E: Durante la crisis que estamos viviendo por el COVID-19 tu iniciativa de hacer pantallas de protección mediante una impresora 3D tuvo bastante reconocimiento mediático. Cuéntanos, ¿cómo empiezas con esta iniciativa y a qué sectores van destinadas estas pantallas?

E.P.: Está iniciativa nace a raíz de ver en los medios, la demanda que hay de equipos de protección para los distintos sectores que están expuestos. Por la carrera que estudié, conocí la tecnología de impresión 3D, tengo desde hace años una impresora 3D en casa y no dudé en ponerme manos a la obra para ayudar desde mis conocimientos y con mis medios, a imprimir distintas piezas que pueden ayudar a sentirse más segura a la gente. No hay un sector específico al que me dirija, pero sí que es cierto que la mayoría de las pantallas de protección que he impreso, han ido destinadas al sector sanitario, médicos, farmacéuticos y fisioterapeutas.

 

E: Y por último, la pregunta que le hacemos a todos nuestros entrevistados/as. Si te concedieran un deseo relacionado con el Unión Campestre, ¿cuál sería?

E.P.: Que pronto podamos volver a disfrutar del fútbol en O Redondo!

Pues hasta aquí nuestra entrevista con Estefi. Muchas gracias por atendernos y te deseamos muchos éxitos en esta nueva etapa que empiezas como entrenadora.

Y os recordamos que, si queréis conocer un poco más a esta emblemática exjugadora, podéis acercaros por O Redondo que estamos seguros de que estará encantada de hablar con vosotros.

 

Hasta la próxima.